¿Qué estás mirando?

Hago lo que debo, ya lo hice antes. La inspiración de matar fue tan breve que tuve que aprovecharla. Somos asesinos. Y soñadores. Sobre todo cuando nos miran.

¿Importa?

¡Hey, Blackthunder! ¡Somos jóvenes y guapos! Parece mentira pero, la sangre es tan ordenada. Tan vertical y ordenada como la punta de un lápiz o el extremo de un mal sueño. Sí, viejo amigo, creo que todavía no hemos visto nada. Sólo moscas, polvo, alacranes y vendedores ambulantes.

No me gusta soñar. No quiero volver a matar. Esta vez, amigo mío, es la última. Las miradas no me importan. Solo me importan las líneas, trazadas sobre líneas, cicatrices que dan sentido a lo vivo y a lo muerto.

¡Al diablo! Escucha Blackthunder, no hay nada, solo la GRAN RECOMPENSA. Como en los modernos relatos, yo también puedo acertar a más de trescientos metros en un blanco no más grande que una moneda pero...

Oye amigo mío, ¡hacemos un buen equipo! No te preocupes si te dicen que fuiste el sueño de un pájaro. ¡A la mierda si no haces sombra! Me gusta tu crin, lo demás me da igual.

Y dirán que corrías como el viento, que maté a cinco o a seis de un solo balazo. Y diremos que... Los sueños no hablan, los relatos no hablan. ¡Maldita sea!

Unas líneas es suficiente para tocar la realidad. Mi lazada, mi pañuelo... El maldito indio se me resistió. Si pudiera pedir perdón. Ya fuimos y sufrimos de verdad. Blackthunder, eres fantástico pero hemos de seguir adelante. La GRAN RECOMPENSA, ¿recuerdas?

¿Qué estás mirando?

Prefiero cortarle el cuello a alguien antes que dibujar una sola palabra. Quiero no tener opciones, ser tú, pero no quiero ser el muerto.

Soy una mujer, Blackthunder. Sí, tal como lo oyes, amigo mío. ¡Joder! Maldito indio, ¿por qué? No puedo dejar de mirarte y todo parece tan indiferente. Tal vez nos une el trazo de un lápiz… ¡Sin duda es eso!

Te quiero Blackthunder, y a ti, Osogris. ¡Pero ya basta! Salgamos de aquí y de aquí. No necesitas correr demasiado Blackthunder, sólo mantenerte bello y ganarás. Respecto a mí, soy tú, pero con eso no basta.

Nos van a aclamar, seremos famosos y hablarán de nosotros durante décadas. ¡Ellos acabaron con Osogris!, ¡ellos lo mataron!, dirán. Pero todos sabremos que no hemos hecho nada, solo ser perfectos. Tú sabes Blackthunder, tan bien como yo, que sólo somos un trazo más, esperando la pasión que nos despierte.

Vamos Blackthunder, cuanto antes lleguemos, mejor.

Últimos artículos publicados