Esto que lees nunca lo podrás leer. Fue escrito hace millones de años luz y ahora nos llega su reflejo que nos desorienta.

Cambiamos el origen por palabras y la ley se hizo única. Tiempo después apareció, en forma de explosión, el Estado que es otra palabra. Para entender al Estado volvimos una y otra vez al origen escribiendo sólo una palabra.

Durante estos últimos años el Estado nos está pidiendo perdón que es una forma de violencia y empezamos a sospechar que la vida no se ha producido aún. Si la vida no se ha producido, una cosa está clara, alguien tiene que estar viviendo por nosotros. Este pensamiento sin memoria nos recuerda que sólo el arte puede estar viviendo por nosotros y que por tanto, el arte es también el primer enemigo de la libertad y el mejor cómplice del Estado.

Prisionero/as de las disculpas del Estado, cada vez nos costará más no entender lo que está pasando. Como artistas dentro del supergrupo la vida sin embargo seguirá sin producirse por lo que el Estado necesitará pedir de nuevo disculpas que esta vez irán dirigidas a la supermujer. Ese el plan del estado y lo que está sucediendo.

El arte crea a la supermujer porque él y el Estado la necesitan para poder replicar las disculpas.

Como ya dije, lo que nos está pasando es que estamos entrando en el paraíso y estamos empezando a dejar de criticar porque el problema es que lo hacen bien.

Últimos artículos publicados